Comentarios

(Caprese 1475- Roma 1564) Michelangelo Buonarroti es escultor, pintor, arquitecto y poeta italiano. El estudio de la escultura antigua y el ejemplo de Donatello fueron decisivos en la formación de su personalidad artística. Hijo del podestà de Caprese, ingresó a los trece años en el taller de Ghirlandajo, quien, asombrado de su talento, lo recomendó a Lorenzo el Magnífico. A los quince años trabajaba ya con Bertoldo en el “casino” de San Marcos, museo de antigüedades reunido...

¿Por qué comprar en Artelista?

  • El mayor catálogo internacional
  • Con certificado de autenticidad
  • Elige tu método de pago
  • A tu domicilio con total seguridad
  • Con garantía de devolución
¡Mira todo lo que te ofrecemos!

(Caprese 1475- Roma 1564)

Michelangelo Buonarroti es escultor, pintor, arquitecto y poeta italiano. El estudio de la escultura antigua y el ejemplo de Donatello fueron decisivos en la formación de su personalidad artística.

Hijo del podestà de Caprese, ingresó a los trece años en el taller de Ghirlandajo, quien, asombrado de su talento, lo recomendó a Lorenzo el Magnífico. A los quince años trabajaba ya con Bertoldo en el “casino” de San Marcos, museo de antigüedades reunido por los Médicis. Allí esculpió el Combate de los centauros contra los lapitas, donde conjuga la masa con el movimiento como jamás Donatello había logrado.

Muerto Lorenzo el Magnífico, marchó a Bolonia, donde terminó algunos trabajos empezados por Niccolò dell’Arca y estudió la obra de Jacopo Della Quercia.

De su primera época en Roma data el Barco ebrio: el joven dios levanta una copa en la diestra y adopta una original postura basculante. En la Pietà de San Pedro, asimismo de esta época, logra destacar el desnudo armonioso del Hijo, en el que parece centrarse el ideal clásico a que aspiró el renacimiento a finales del quattrocento, sin olvidar por ello el patetismo, tratado con grandiosidad inigualable, tanto en el conjunto como en el rostro, jovencísimo, de la Virgen.De vuelta en Florencia (1501), labró el gigantesco David de mármol, las estatuas de los doce apóstoles para la catedral, de las que sólo queda el San Mateo, y pintó un fresco monumental, La batalla de Cascino.

En 1505 fue llamado a Roma por el papa Julio II, quien le encargó la realización de su sepulcro; el proyecto inicial fue diferido, y el papa hizo que el artista se ocupara de la decoración de la bóveda de la capilla Sextina, en la que Miguel Ángel habría de representar el prólogo y el epílogo de la Humanidad: La creación y El Juicio final. Las escenas bíblicas van surgiendo en la bóveda como visiones celestiales; las figuras de las sibilas y de los profetas, los asombrosos ignudi, representa la más pura concepción de la técnica dibujística de los florentinos, aliada aquí la monumentalidad romana: es la culminación del renacimiento y tal vez la más completa expresión del genio de Miguel Ángel.

El proyecto para la tumba de Julio II, grandiosa en su primera concepción, fue varias veces modificado, y finalmente reducido por deseo de los herederos del pontífice. Se decidió, al fin, la construcción de una sencilla tumba parietal, para la que se utilizaron algunas de las estatuas ya esculpidas.

El gran fracaso de la vida de Miguel Ángel, como él mismo proclamó, fue la simplificación del proyecto inicial del sepulcro de Julio II, que el artista consideró como obra maestra de su vida. Los patéticos Cautivos o Esclavos, labrados para esta obra, fueron concebidos, por lo tanto, para formar parte de una maravilla que jamás habría de realizarse.

Terminado el Moisés, Miguel Ángel regresó a Florencia (1515). Por expreso encargo del nuevo pontífice, León X, proyectó la fachada del templo de San Lorenzo, que no se realizó.

Hasta 1530, época en que hizo crisis la libertad de Florencia, el artista participó como ingeniero en la fortificación de la ciudad contra las tropas del papa y las del emperador.

Derrotada Florencia, los enemigos de la caída república quisieron asesinar a Miguel Ángel, que huyó a Roma, donde fue acogido por Clemente VII y fijó ahí definitivamente su residencia (1534). Dominado por su ardiente amistad con T.Cavalieri y por un culto apasionado a la belleza terrestre, compuso arrebatados poemas y dibujos muy cuidados de temas mitológicos, Ganímedes.

A instancias del nuevo papa Paulo III, Miguel Ángel volvió a la pintura con el Juicio final de la capilla Sixtina (1536-1541).

A partir de 1546, Miguel Ángel se consagró principalmente a la arquitectura. Sucedió a A. Sangallo en las obras del Vaticano, y proyectó la cúpula, que no terminó, así como en las del palacio Farnesio, donde realizó la atrevida cornisa.

El resto de sus construcciones tienden igualmente a manifestar el acento sobrehumano, patético, con que concebía la arquitectura; proyecto de Santa Maria degli Angeli, en las termas de Diocleciano; la impresioante porta Pia; los planos para la urbanización de la plaza del Capitolio.

En los últimos años de su vida, Miguel Ángel, arrastrado por vaivenes espirituales de la Reforma católica, expresó en sus obras y en sus escritos una fe dolorosa, cierta necesidad ineludible de penitencia. La Academia florentina le rindió homenaje hasta el final de sus días.

Los restos mortales del artista fueron expuestos en los Santos Apóstoles de Roma y trasladados a Florencia; sus funerales se celebraron con gran solemnidad en San Lorenzo, y fue enterrado en Santa Croce.

Utilizamos cookies propias para ofrecer una experiencia de navegación cómoda en nuestra web y de terceros para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias según su navegación, también para análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servcios. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Más información >

Devolución fácil y gratis


En el caso de que al recibir tu pedido cambies de opinión o simplemente no te convenza, dispones de un plazo de 14 días naturales sin coste de devolución para ti, a contar desde el día siguiente a la recepción del pedido, para cambiarlo o devolverlo.


Para hacer tu cambio o devolución sólo tienes que seguir estos pasos:

  • - Envíanos un email a customerservice@artelista.com y nuestro servicio de Atención al Cliente contactará contigo de 10 a 14h y de 16 a 18h (hora de España peninsular) de lunes a jueves y los viernes de 10 a 14h. Ten siempre a mano el número de pedido sobre el que quieres realizar tu consulta, será más fácil y rápido.
  • - La empresa transportista recogerá tú pedido en el lugar que nos indiques y cuando recibamos la obra te devolveremos el importe integro de tu compra.

Disfruta ahora de todo el arte en Artelista

Envío gratis, rápido y seguro


En Artelista tienes a tu disposición obras de arte de artistas de todo el mundo, hasta 170 países diferentes, y no queremos que los gastos de envío te supongan un problema a la hora de disfrutar del mejor arte. El precio indicado en la obra es el precio final a pagar al final del proceso de compra, sin sorpresas. Además, para mayor tranquilidad, aseguramos las obras durante el envío con Allianz Seguros, por lo que en caso que la obra llegue dañada, nosotros nos encargaremos de gestionarlo todo.


El tiempo de entrega de las reproducciones es de 5 a 7 días laborales, mientras que el tiempo aproximado de entrega de obras originales varía en función del país de origen de la obra. Una vez el artista tiene la obra lista para el envío, tu pedido puede tardar entre 24 y 72 horas en ser entregado, pero estos tiempos pueden verse afectados por posibles gestiones en aduana si el país de origen se encuentra en un espacio común (UE, NAFTA, etc.) diferente al de tu país. Recuerda, fíjate bien en el origen de la obra antes de comprar, puedes consultar los posibles costes de importación aquí. Los envíos desde países como Argentina, Colombia o Cuba necesitan una autorización especial para la exportación, por lo que hay que tener en cuenta esto de cara al tiempo de entrega.


No hay que olvidar que se trata de obras de arte, por lo que pueden estar en una exposición. Normalmente, estas obras están marcadas como “no disponible” en la web, pero si está a la venta, tienes que tener en cuenta que el artista tiene que gestionar con la organización la devolución de la obra para poder preparar el envío de la misma.


Disfruta ahora de todo el arte en Artelista

Atención personalizada


Estamos trabajando con un producto único como lo son las obras de arte, y nuestra intención es que tú también lo sientas así, por lo que ofrecemos una atención personalizada y cercana. Estamos a tu disposición en todo momento. Si tienes cualquier inquietud sobre el artista, alguna pregunta sobre el estado de tu pedido o necesitas contactar con nosotros para informarnos de lo que sea.


Contacta con nosotros como prefieras:

  • - Envíanos un email a: customerservice@artelista.com
  • - Utiliza el chat que tienes disponible en la web
  • - Llámanos al +34 935 045 650 de lunes a viernes de 9:30 - 18:00 (GMT+1)

Disfruta ahora de todo el arte en Artelista

Información sobre reproducciones

En este momento no es posible realizar envíos de reproducciones fuera de España. Estamos trabajando para volver a ofrecer el servicio lo antes posible.

Disculpa las molestias