También podría interesarte...

Comentarios

(Sevilla 1599 - Madrid 1660) Diego Rodríguez de Silva y Velázquez, pintor español gran exponente de la pintura española y considerado uno de los mayores pintores de toda la historia. Fue hijo primogénito de Juan Rodríguez de Silva y Jerónima Velázquez, ambos naturales de Sevilla. Juan Rodríguez de Silva era al parecer un hidalgo de escasos bienes, cuyos padres habían venido a establecerse a Sevilla procedentes de Oporto. Con la libertad que existía entonces en el empleo de apellidos, el...

¿Por qué comprar en Artelista?

  • El mayor catálogo internacional
  • Con certificado de autenticidad
  • Elige tu método de pago
  • A tu domicilio con total seguridad
  • Con garantía de devolución
¡Mira todo lo que te ofrecemos!

(Sevilla 1599 - Madrid 1660)

Diego Rodríguez de Silva y Velázquez, pintor español gran exponente de la pintura española y considerado uno de los mayores pintores de toda la historia.

Fue hijo primogénito de Juan Rodríguez de Silva y Jerónima Velázquez, ambos naturales de Sevilla. Juan Rodríguez de Silva era al parecer un hidalgo de escasos bienes, cuyos padres habían venido a establecerse a Sevilla procedentes de Oporto. Con la libertad que existía entonces en el empleo de apellidos, el pintor usó habitualmente y fue conocido por los nombres de Diego Velázquez, Diego Velázquez de Silva y, al final de su vida, Diego de Silva Velázquez.

En septiembre de 1611, se firmó el contrato por el cuál Velázquez quedaba confiado como aprendiz a Francisco Pacheco, uno de los pintores más señalados de la Sevilla coetánea, en cuyo taller permanecería cinco años.Las dotes excepcionales del muchacho fueron advertidas muy pronto por Pacheco, quien cuidó esmeradamente de su educación y, como refiere en su libro Arte de la pintura, “movido de su virtud, limpieza y buenas partes, y de las esperanzas de su natural y grande ingenio”, le dio por esposa a su hija. Del matrimonio de Velázquez con Juana Pacheco (abril 1618), nacieron dos hijas, una de las cuales, Francisca (nacida en 1619), se casaría con el mejor discípulo de Velázquez, Juan Bautista Martínez del Mazo.

En marzo de 1617, Velázquez pasó el examen ante los alcaldes veedores del gremio de pintores de Sevilla, perceptivo para ejercer por cuenta propia este arte en la ciudad. La producción de Velázquez durante su período sevillano, que se extiende hasta 1623, supuso un cambio decisivo en el rumbo de la escuela local, que en el s. XVII pasará a ser uno de los focos pictóricos europeos más sobresalientes.

Con Velázquez hace irrupción en Andalucía el realismo barroco, tendencia en la que le seguirían con modos diversos sus compañeros de generación activos en Sevilla (principalmente Zurbarán y Alonso Cano), y que repercutirá asimismo en ciertas acomodaciones de estilo que se advierten en pintores de mayor edad. Esta nueva orientación marcada por Velázquez se patentiza plenamente desde sus primeros lienzos conocidos. En ella confluyen diferentes factores de cultura artística, entre los cuales es fundamental la recepción del influjo caravaggista.

Debe subrayarse también la inclinación “realista popular” que se venía manifestando en el campo de las letras: algunos cuadros sevillanos de Velázquez parecen casi ilustraciones de literatura picaresca. No obstante, ante estos temas Velázquez no se complace en lo cómico o lo divertido; su aproximación acredita un sesgo ético peculiar, un respeto a la dignidad y la individualidad humana que informará todo su arte posterior, y que confiere a algunas de sus escenas profanas intrascendentes, con protagonistas de extracción humilde, una seriedad moral equiparable a la de un episodio religioso: El aguador de Sevilla (museo Wellington, Londres), que entrega la copa de agua con la solemnidad de un rito sagrado, constituye el ejemplo más eminente de esta actitud.
La decidida predilección de Velázquez joven por la temática “popular” se revela muy significativamente en cuadros como La cena en Meaux, en los que la anécdota evangélica queda relegada al fondo, descrita con figuras minúsculas, para situar en primerísimo plano el paisaje de bodegón y el trabajo de las sirvientes en la cocina; es una inversión narrativa que Velázquez había visto piezas de atribución insegura.

Al filo de los veinte años de edad, Velázquez resultaba ser ya la personalidad pictórica más valiosa y prometedora de la península.

Consciente de sus posibilidades, en abril de 1622 viajó a Madrid para retratar a Felipe IV, recién ascendido al trono. A partir de esta fecha fijó su residencia en Madrid, y su actividad se desenvolvería en lo sucesivo por entero al servicio a la corona. La carrera de Velázquez en el círculo real tendría su culminación poco antes de morir con el nombramiento de caballero de Santiago (1659).

La colección real, que era la más rica de Europa, y los dos viajes que hizo a Italia permitieron a Velázquez adquirir un profundo conocimiento del arte pasado, así como de la obra de Rubens y de la de muchos otros de los más notables pintores de su tiempo.

De esta amplia experiencia, será la pintura veneciana del quinientos la que tendrá mayores consecuencias para la evolución de su estilo, que se desarrollará como una conquista tenaz y continuamente afinada de la realidad.

La obra de Velázquez en sus primeros años madrileños comprende retratos de corte que se atienen en su composición a los modelos tradicionales de retrato aúlico español heredados del siglo anterior (Felipe IV, Prado, Museo Metropolitano de Nueva York; Infante Carlos, Prado; Conde-duque de Olivares, Hispanic Society de Nueva York, Museo de Sao Paulo), además de otros retratos como el de Góngora. Los progresos del pintor en lo que concierne a la articulación compositiva, la depuración de paleta y la sugestión atmosférica se manifestaron con mayor claridad en el primero de sus retratos de bufones (Calabazas, Inglaterra) y en escenas religiosas como La cena en Meaux (Museo Metropolitano, Nueva York), Cristo después de la flagelación contemplado por el alma cristiana (Galería Nacional, Londres) y La tentación de santo Tomás de Aquino (catedral de Orihuela).

En su primer viaje a Italia, que parece haber sido simplemente de estudio, aunque tal vez desempeñara en él alguna misión diplomática, Velázquez visitó Génova, Milán, Venecia, Ferrara, Cento, Roma, y Nápoles.

La actividad de Velázquez en los años treinta y cuarenta se centró cada vez más en el campo de la retratística, de acuerdo con su propia vocación y con las exigencias de su cargo de pintor de cámara. Sus retratos son imágenes de una naturalidad incomparable, que conciertan con un perfecto equilibrio la indagación del ser individual y la elegancia y simplicidad de composición, la captación del carácter y la armonía cromática. El catálogo de los retratos velzqueños de estos dos decenios abarca diversas versiones del rey y de miembros de la familia real, ecuestres y a pie.

Su pintura religiosa está representada en esta época por cuatro ejemplares conservados en el museo del Prado: el Crucifijo, la Coronación de la Virgen y San Antonio abad y San Pablo ermitaño.

En el último decenio de su vida, las absorbentes tareas de aposentador de palacio no le impidieron llevar a cabo obras de muy alto rango; Mercurio y Argos (Prado), La infanta María Teresa (Viena), La infanta Margarita (Viena), El infante Felipe Próspero (Viena) – en los que la técnica de toques libres y desunidos exalta con su centelleo la suntuosidad decorativa del conjunto, mientras que en el retrato de busto de Felipe IV prescindió absolutamente de aderezos de orden representativo para concentrarse en el análisis moral del hombre, en un ejemplo sin par de desmitificación de un monarca absoluto por su pintor de cámara. El cuadro de Las meninas (Prado) pintado en 1656, síntesis de retrato de grupo, de escena de género y de estudio de interior con complejas fuentes de luz, marca el nivel supremo del arte de Velázquez.

Murió el 6 de agosto de 1660, poco después de regresar de su misión de aposentador en la entrevista de Felipe IV y Luis XIV en la isla de los Faisanes.

Utilizamos cookies propias para ofrecer una experiencia de navegación cómoda en nuestra web y de terceros para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias según su navegación, también para análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servcios. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Más información >

Devolución fácil y gratis


En el caso de que al recibir tu pedido cambies de opinión o simplemente no te convenza, dispones de un plazo de 14 días naturales sin coste de devolución para ti, a contar desde el día siguiente a la recepción del pedido, para cambiarlo o devolverlo.


Para hacer tu cambio o devolución sólo tienes que seguir estos pasos:

  • - Envíanos un email a customerservice@artelista.com y nuestro servicio de Atención al Cliente contactará contigo de 10 a 14h y de 16 a 18h (hora de España peninsular) de lunes a jueves y los viernes de 10 a 14h. Ten siempre a mano el número de pedido sobre el que quieres realizar tu consulta, será más fácil y rápido.
  • - La empresa transportista recogerá tú pedido en el lugar que nos indiques y cuando recibamos la obra te devolveremos el importe integro de tu compra.

Disfruta ahora de todo el arte en Artelista

Envío gratis, rápido y seguro


En Artelista tienes a tu disposición obras de arte de artistas de todo el mundo, hasta 170 países diferentes, y no queremos que los gastos de envío te supongan un problema a la hora de disfrutar del mejor arte. El precio indicado en la obra es el precio final a pagar al final del proceso de compra, sin sorpresas. Además, para mayor tranquilidad, aseguramos las obras durante el envío con Allianz Seguros, por lo que en caso que la obra llegue dañada, nosotros nos encargaremos de gestionarlo todo.


El tiempo de entrega de las reproducciones es de 5 a 7 días laborales, mientras que el tiempo aproximado de entrega de obras originales varía en función del país de origen de la obra. Una vez el artista tiene la obra lista para el envío, tu pedido puede tardar entre 24 y 72 horas en ser entregado, pero estos tiempos pueden verse afectados por posibles gestiones en aduana si el país de origen se encuentra en un espacio común (UE, NAFTA, etc.) diferente al de tu país. Recuerda, fíjate bien en el origen de la obra antes de comprar, puedes consultar los posibles costes de importación aquí. Los envíos desde países como Argentina, Colombia o Cuba necesitan una autorización especial para la exportación, por lo que hay que tener en cuenta esto de cara al tiempo de entrega.


No hay que olvidar que se trata de obras de arte, por lo que pueden estar en una exposición. Normalmente, estas obras están marcadas como “no disponible” en la web, pero si está a la venta, tienes que tener en cuenta que el artista tiene que gestionar con la organización la devolución de la obra para poder preparar el envío de la misma.


Disfruta ahora de todo el arte en Artelista

Atención personalizada


Estamos trabajando con un producto único como lo son las obras de arte, y nuestra intención es que tú también lo sientas así, por lo que ofrecemos una atención personalizada y cercana. Estamos a tu disposición en todo momento. Si tienes cualquier inquietud sobre el artista, alguna pregunta sobre el estado de tu pedido o necesitas contactar con nosotros para informarnos de lo que sea.


Contacta con nosotros como prefieras:

  • - Envíanos un email a: customerservice@artelista.com
  • - Utiliza el chat que tienes disponible en la web
  • - Llámanos al +34 935 045 650 de lunes a viernes de 9:30 - 18:00 (GMT+1)

Disfruta ahora de todo el arte en Artelista

Información sobre reproducciones

En este momento no es posible realizar envíos de reproducciones fuera de España. Estamos trabajando para volver a ofrecer el servicio lo antes posible.

Disculpa las molestias