Desde mi taller: Grech Santos
Abr06

Desde mi taller: Grech Santos

Nací en Palma de Mallorca el 19 de Agosto de 1973, de padre gibraltareño y madre cordobesa, la cual me dio a luz a eso de las 11 de la mañana, puede que por eso me siente tan mal madrugar y me desenvuelva mejor en horas nocturnas. Aún así madrugo entre semana, por aquello de auto imponerse algo de disciplina profesional, por lo que estoy todo el día tomando café, nunca digo que no a una taza a cualquier hora del día. Soy de los que leen el manual de instrucciones cuando ya no queda más remedio, autodidacta por naturaleza y por cabezonería. Creo que la inspiración existe, pero viene cuando quiere y si coincide en el momento de estar pintando un cuadro o haciendo cualquier otra cosa, pues mucho mejor. He trabajado en talleres de artes gráficas, en una agencia de publicidad, en un taller de escenografía y en un canal de televisión diseñando y realizando decorados. Ahora me dedico exclusivamente a la pintura. ¿Cuándo y por qué empezaste a pintar? Desde que recuerdo, mi padre me hacía dibujos para que yo los coloreara o tratara de copiarlos, pasaba horas intentado que se parecieran un poco, pero eran los dibujos que haría cualquier niño a esa edad, 4 o 5 años. La cuestión es que me decían que estaban muy bien y yo me lo creí tanto que seguí con la afición, me encantaban los cómics de Mortadelo y Filemón y empecé a copiar personajes y a crear personajes propios después, pero inspirados en los del maestro Ibáñez, el cual me marcó para toda la vida con sus dibujos y su forma de interpretarla. Recuerdo que prácticamente todos mis libros del colegio estaban llenos de dibujos y viñetas, me encantaba dibujar en cualquier sitio. Me crié al lado de la casa del pintor y escultor, Miguel Aguiló. Era muy amigo de sus hijos y jugábamos a menudo en su taller repleto de cuadros, esculturas,  caballetes, tubos de óleo, etc. Allí fue donde supe que de una forma o de otra, para bien o para mal, terminaría siendo pintor. Continué mis estudios en una escuela politécnica de delineación y arquitectura, que no era ni de lejos lo que a mí me gustaba pero aprendí a dibujar, piezas industriales, casas y edificios. Me permitía ser creativo y me ayudó muchísimo con el tema de la perspectiva y las proporciones. Tuve la oportunidad de trabajar en un taller de rotulación donde además de rótulos se hacían murales y dibujos. Allí aprendí a mezclar colores y a utilizar los pinceles y las técnicas que me sirvieron para trabajar años después en un...

Read More
Desde mi taller: Daniel Rivero Serradell
Mar31

Desde mi taller: Daniel Rivero Serradell

Nací en 1973 en un pequeño y bello pueblo de Argentina, se llama Villa Giardino. Allí viví hasta que cumplí mis 27 años y en mayo de 2002 me trasladé a Málaga, ciudad donde resido actualmente. Soy diseñador en mi propio estudio y hago equipo en proyectos audiovisuales con mi amigo y director Javier Cabrera. De hecho, acabamos de terminar hace un par de semanas un cortometraje dirigido por él que en pocos días saldrá a la luz. Así que en todas las actividades en las que me veo envuelto y a las que dedico mi tiempo son esencialmente creativas. No hace muchos años que me volqué en serio con la pintura, pero el dibujo siempre estuvo presente en mi vida desde que tengo recuerdos. Hoy la pintura es una parte importante de mi vida, a la que dedico todo el tiempo que puedo. ¿Cuándo y por qué empezaste a pintar? Desde que tengo uso de razón, recuerdo que todas las tardes cuando llegaba de la escuela me ponía a dibujar con grafito mientras mi madre corregía el trabajo de sus alumnos. En la escuela teníamos la asignatura de artes plásticas y cuando estaba en tercero de primaria la profesora le dijo a mi madre que sería bueno darme una formación extra orientada al dibujo ya que veía en mi una habilidad especial, y a partir de ahí ella misma se venía a mi casa una o dos tardes por semana a darme clases particulares. Entonces empecé a experimentar también con tinta china, esos eran mis medios, papel, grafito y tinta china, era lo que había y siempre lo hice por el puro placer de hacerlo, jamás lo enfoqué como una profesión o algo a lo que me dedicaría de mayor. Sin embargo por aquél entonces, con 8 años, tuve mi primer encargo. Mi abuelo me pidió que pintara un gaucho con sus boleadoras a lomo de su caballo con tinta china en una piedra de su salón. No había mucho margen de error porque lo que hiciera no se podría borrar o corregir… y aún está ahí; no quedó mal, no disponía de foto o modelo, tuvo que salir de mi cabeza. Nunca le di importancia hasta ahora, cuando voy a esa casa y lo veo me produce algo, y no es precisamente por el dibujo, sino por el gesto y la confianza que depositó mi abuelo en mi. Un poco más adelante, con 10 años aproximadamente y por pura casualidad, vi expuestas dos obras de un artista que me impactaron mucho, siempre quería volver a pasar por el sitio donde estaban expuestas y verlas otra vez. Poco después...

Read More
Desde mi taller: Helena Wierzbicki
Mar23

Desde mi taller: Helena Wierzbicki

Nací y vivo en la ciudad de Buenos Aires. Con padre polaco y madre argentina, he aprendido a bailar la Polka y el Tango. Mi afición por la música la he enlazado con mi gusto por alejarme de todo  y permanecer en ese mundo creado sólo por mí, donde en mi particular realidad soy feliz. ¿Cuándo y por qué empezaste a pintar? Siempre he disfrutado del arte, desde una edad muy temprana estuvieron las ganas de dibujar y pintar. Tuve la suerte de asistir al taller del maestro argentino Luis Barragán, quien me enseñó a ver lo esencial y a estar atenta a las exigencias de mi propia obra. ¿Cómo crees que deben ayudarse una galería y sus artistas? La seriedad y honestidad son necesarias por ambas partes. No hay nada más agradable que trabajar de manera armónica con alguien que me promociona, de lo contrario prefiero no mostrar mi obra. Por otra parte, me gusta que el concepto “estático” de galería haya evolucionado hacia algo más dinámico y deslocalizado, me agrada que mantenga contacto con los artistas y organice exposiciones en ubicaciones distintas. ¿Qué consejo darías a aquellos artistas que empiezan a mostrar su obra? Mi consejo sería que hagan lo que les despierta pasión, que escapen de las modas, que sean sinceros. Hay que tener confianza en uno mismo, creer en lo que se hace con humildad, mucha constancia, siempre hacerlo lo mejor posible y pensar que nada es inalcanzable. ¿Cómo vendiste tu primera obra? ¿Hay alguna con la que sientas una mayor conexión? Recuerdo que vendí mi primera obra cuando estaba residiendo en Philadelphia (USA), (donde me encontraba asistiendo a cursos en ArtMoore School). Mis vecinos vieron algunos de mis retratos y me pidieron que pintara a sus dos pequeños hijos, y así lo hice… a partir de ese momento, empezaron a llegarme muchos pedidos de retratos. Me siento muy conectada con muchas de mis obras, pero una de mis favoritas es Epiphany. ¿Qué es el arte para ti? ¿Qué papel juega en tu vida? ¿Vives del arte? Para mi, el arte es la expresión del ser amoroso y sublime que nos comunica e identifica con lo humano y lo divino. Tiene que ser capaz de evocar algo en la persona que lo contempla; esa es la diferencia entre una obra de arte y una fiel copia de la realidad. Vivo del arte, sumando esfuerzo y pasión, encontré mi manera para vivir del arte. Para mí es inevitable, una pulsión vital. ¿Cuáles son tus fuentes de inspiración? ¿Te identificas con algún otro artista? Los rostros y la figura humana siempre fueron mis fuentes de inspiración, pero nunca...

Read More
Desde mi taller: Carlo Salomoni
Mar16

Desde mi taller: Carlo Salomoni

Nací en Ferrara (Italia) en 1956 y me gradué en Medicina y Cirugía. Me dediqué profesionalmente a la medicina durante unos diez años hasta 1991, cuando decidí dedicarme a la pintura, mi verdadera pasión. Pese a tener una formación artística autodidacta, mi vocación está ligada a factores familiares ya que mi abuelo Lino y mi tío Tito fueron pintores. ¿Cuándo y por qué empezaste a pintar? Cuando era pequeño dibujaba mucho en papel y en madera, ya que mi padre era carpintero y tenía la costumbre de contarme muchos cuentos de hadas que desarrollaron muchísimo mi imaginación. Las pinturas más antiguas datan de cuando tenía 8 o 9 años, cuando realizaba reproducciones de pintores impresionistas franceses.  El año en que llegó el cambio fue en 1991 cuando empecé a pintar profesionalmente. El apoyo de mi mujer ha sido crucial para el desarrollo de mi carrera artística puesto que me animó a dedicarme exclusivamente a la pintura. Además de seguir siendo mi musa gracias a sus cuentos y poesías de las cuales es autora y que son mi mayor fuente de inspiración. ¿Cómo crees que deben ayudarse una galería y sus artistas? Es un tema difícil de desarrollar en pocas palabras. Por lo general, el artista que sólo vive de la pintura es la parte más débil, al no tener posibilidad de invertir grandes cantidades de dinero para llevar a cabo exposiciones, catálogos y participar en ferias de arte. La galería que confíe en el talento del pintor debe tener el espíritu de un mecenas, entonces se justificará su porcentaje de ganancia a partir de la venta de las obras. El mundo del arte ha cambiado muchísimo en los últimos años, tengo la impresión de que la mayoría de las galerías pretenden recibir ganancias de inmediato, en muchas ocasiones antes de la venta de las obras, por ejemplo, con el alquiler de los espacios de exposición. Hace años que corté cualquier relación con galerías “físicas” y actúo como pintor independiente que vende sus obras directamente al público a través de Internet. Para un pintor, el desarrollo de  plataformas de Internet para la exposición y venta de arte es algo muy positivo. ¿Qué consejo darías a aquellos artistas que empiezan a mostrar su obra? Desde el punto de vista comercial hay que tener paciencia para poder ver los frutos del trabajo. La creación artística es un camino sin fin en el que hay que mejorar tanto técnica como expresivamente. Mi consejo es que trabajen y produzcan para ellos mismos, satisfaciendo así sus emociones y sentimientos. El arte se inicia desde el corazón y a continuación se plasma para poder transmitir un...

Read More
Desde mi taller: Elena Barón
Mar09

Desde mi taller: Elena Barón

Nací en Ayamonte (Huelva) en el setenta y tantos (no me gusta decir mi edad), pero he vivido en Sevilla toda mi vida y en 2007 me vine a Madrid.  También estoy muy vinculada a Extremadura por mi familia materna. Durante mi adolescencia recibí clases en una escuela de Bellas Artes de Sevilla y aunque adquirí una buena base artística me considero prácticamente autodidacta, en constante aprendizaje, investigación y experimentación. Mi vocación ha sido siempre el arte, sin embargo, influenciada por mi entorno, estudié Ingeniería Agrícola en Sevilla (que lejos de arrepentirme me ha enriquecido en todos los sentidos). Al terminar la carrera me mudé a Madrid a trabajar como ingeniera hasta que decidí dejarlo todo y cambié de rumbo, subiéndome al carro del “Movimiento Slow” y  hacia lo que de verdad me está haciendo feliz, el arte. Entre mis hobbies están la música, el cine y la gastronomía, participando esporádicamente con gran éxito en un proyecto de experiencias gastronómicas de economía colaborativa. ¿Cuándo y por qué empezaste a pintar? Desde siempre me recuerdo creando. Ya desde muy chica los mayores me apodaban “la artista”.  En el colegio e instituto destacaba en algunas modalidades artísticas como la danza, la escritura y por supuesto la pintura, ganando todos los concursos a los que me presentaba. Tuve un parón durante la universidad y años posteriores y, aunque nunca dejé de pintar, no hace más de dos años y medio que tiene mi dedicación plena y que empiezo a mostrar mis obras al público. Fue gracias a la crisis cuando cambió mi forma de ver la vida, y a pesar de que antes tenía más seguridad, más dinero y un buen sueldo todos los meses, no lo cambio por la libertad y la felicidad que me proporciona el arte. ¿Cómo crees que deben ayudarse una galería y sus artistas? Por el momento me siento muy cómoda yendo por libre y ahora sólo estoy en galerías online.  Al igual que todo está cambiando con las nuevas tecnologías, lo debe y lo está haciendo el arte.  Es una forma más democrática que las galerías convencionales, con sus ventajas, en todo el mundo pueden ver tu trabajo,  y desventajas, los usuarios no tienen interacción física con las piezas, por ejemplo. Respecto a las convencionales, tengo opiniones encontradas, sé que hay mucha verdad, pero también mucha mentira.  Hay mucho esnobismo, enchufismo, mucho producto del marketing, mucho cuento, mucha tontería, y también pienso que hay muchas galerías buenas en las que existe una total y fructífera simbiosis, donde ambas partes ganan en todos lo sentidos.  Hay tantos nuevos y viejos talentos aún por descubrir y es un mundo tan...

Read More
Desde mi taller: Tatiana Zappa
Mar02

Desde mi taller: Tatiana Zappa

Nací en 1982 en un pequeño pueblo en el centro de Rusia, donde también nació el famoso compositor Tchaikovsky muchos años antes.  En 2004, me gradué en Arquitectura e Ingeniería. En los siguientes 10 años, he estado trabajando como arquitecta. Desde 2014 vivo en Barcelona (España). ¿Cuándo y por qué empezaste a pintar? Cuando tenía 8 años, mi madre y yo decidimos elegir un hobby. No me podía decidir entre la música y la escuela de arte, pero al final, decidí entrar en la escuela de arte. Las clases eran por las tardes y nos enseñaban los conceptos básicos de dibujo y pintura. Estuve estudiando en la escuela de arte durante 7 años. No tenía mucho tiempo libre, pero fue muy interesante poder asistir a esas clases. En 1999, me fui a la universidad a estudiar para convertirme en arquitecta, junto con las disciplinas de la ingeniería, seguí recibiendo clases de pintura y dibujo. ¿Cómo crees que deben ayudarse una galería y sus artistas? Todo artista quiere mostrar sus pinturas, y la galería ofrece esa oportunidad. Creo que en el futuro habrá un boom y habrá muchos más sitios web donde vender las obras, porqué en este caso, todo el mundo puede ver y comprar pinturas del artista. ¿Cómo vendiste tu primera obra? ¿Hay alguna con la que sientas una mayor conexión? Mis primeras pinturas que vendí fue en Rusia. Eran unos cuadros pintados para el interior de la casa. En este momento mi cuadro favorito es 1950’s Pontiac chieftain. ¿Qué es el arte para ti? ¿Qué papel juega en tu vida? Me encanta pintar, ver como un lienzo en blanco se transforma en un obra. Cuando pinto, el mundo se detiene. En ese momento sólo estamos el lienzo y yo.Pero el arte ocupa sólo una parte de mi vida, tengo una familia y trato de asignar tiempo a todo. ¿Cuáles son tus fuentes de inspiración? Mis ideas para los cuadros las tomo de mis viajes. Me gusta pintar la naturaleza, trabajar con el juego de luces y sombras en el bosque, la luz en el agua, las puestas de sol, el movimiento de las nubes, la arquitectura de las ciudades, los cambios en perspectiva  y espacio. ¿Tienes algún hábito particular a la hora de crear? Cuando pinto, siempre escucho música. La música da un impulso de energía al cuerpo. ¿Has realizado alguna exposición últimamente, qué puedes contarnos? ¿Tienes algún proyecto en mente? Mi última exposición fue “XVl International exhibition 2016”, en galería Esart, Barcelona; participé con la obra Otoño. Podrías recomendarnos: Un artista: Claude Monet. Una obra:  La Costa en Sainte-Adresse, de Claude Monet. Un libro: Orgullo y prejuicio, de Jane Austen. Una...

Read More
Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: